Viernes, 15 de diciembre de 2017

DÍA DEL HOLOCAUSTO – YOM HASHOÁ EL DEBER DE LA MEMORIA


יום השואה והגבורה
Queridos amigos:
Somos un pueblo con una gran memoria histórica. Acabamos de celebrar el acto mismo de nuestro nacimiento como Nación, en la redención del yugo egipcio hace 3300 años. Muchas de nuestras festividades y todos nuestros días de recordación evocan hitos de nuestro pasado – gozosos o dolorosos. El Estado de Israel, en la reconstrucción de la vida nacional de nuestro Pueblo, dedicó a la preservación de la memoria muchos esfuerzos, reflexión y obras. Los fundadores del Tercer Estado Judío en la Tierra de Israel entendieron que es precisamente esa memoria la que da sentido y dirección a un pueblo reunificado de sus más diversas diásporas en su Tierra ancestral; que en la memoria está la garantía de un presente mejor, de un futuro más sólido.
Fue ésa la razón por la que el renacido y todavía tan débil Estado de Israel, con apenas 5 años de vida, decidiera en 1953 fundar el Museo del Holocausto, Yad Vashem[1]. Desde entonces, y en su permanente crecimiento – el actual Museo es una maravilla de diseño educativo -, Yad Vashem ha sido y es un Shofar que conmueve, desgarra, informa y forma educadores en Israel y hacia el mundo – desde su extraordinario website en 7 idiomas http://www.yadvashem.org/ y su Instituto para el estudio del Holocausto. Se trata del más grande y catalogado compendio del Crimen más horrendo y mayor de la Historia, con materiales al alcance de todo el que desee conocer algo del tamaño de la tragedia. Ya desde su primer texto, introductorio, Yad Vashem nos instruye contundentemente:
“Y así, en el lapso de siete meses, perdí a mi padre, a mi hermano, y a mi madre. Soy el único que sobrevivió. Esto es lo que nos hicieron los alemanes, y éstas son cosas que nunca se deben olvidar. Por otra parte, tuvimos nuestra venganza: los sobrevivientes fuimos capaces de establecer magníficas familias – entre ellos yo mismo. Esta es la venganza y el consuelo”. Zvi Kopolovich
“El Holocausto fue el asesinato ejecutado por la Alemania nazi de seis millones de judíos. Mientras que la persecución nazi de los judíos comenzó en 1933, el asesinato en masa se cometió durante la Segunda Guerra Mundial. Tomó a los alemanes y a sus cómplices cuatro años y medio para asesinar a seis millones de judíos. El período más eficiente fue de abril a noviembre de 1942 – 250 días en los que asesinaron a cerca de dos millones y medio de judíos. Ellos nunca mostraron ningún tipo de moderación; redujeron la velocidad sólo cuando empezaron a quedarse sin judíos para matar, y sólo se detuvieron cuando los aliados los derrotaron.
No había escapatoria. Los asesinos no estaban satisfechos con la destrucción de las comunidades; también rastrearon a cada judío oculto y persiguieron a cada fugitivo. El delito de ser judío era tan grande, que cada uno tenía que ser asesinado – los hombres, las mujeres, los niños; los comprometidos, los desinteresados, los apóstatas; los sanos y creativos, los enfermos y los perezosos – todos estaban destinados a sufrir y morir, sin respiro, sin esperanza, sin posible amnistía, ni oportunidad para el alivio.
La mayoría de los judíos de Europa habían sido asesinados ya en 1945. Una civilización que había florecido durante casi 2.000 años ya no existía. Los sobrevivientes – uno de una ciudad, dos de una aldea – quedaron aturdidos, descarnados, en duelo sin medida… reunieron los restos de su vitalidad y las chispas restantes de su humanidad, y reconstruyeron. Nunca dispensando justicia a sus verdugos – ¿qué justicia podría lograrse nunca después de semejante crimen? Más bien, se dirigieron a la reconstrucción: las nuevas familias formadas para siempre bajo la sombra de los ausentes; nuevas historias de vida, siempre marcadas por las heridas; nuevas comunidades, siempre perseguidas por la pérdida”.[2]
La Unión Mundial Macabi y cada una de sus Confederaciones y Organizaciones Territoriales dedican grandes esfuerzos en la formación de sus líderes, educadores y miembros por doquier. La profundización de los ideales macabeos es posible a través del proceso de capacitación permanente, indispensable para mantener la memoria nacional y desarrollar un compromiso efectivo con el pueblo y el Estado de Israel. Hoy, con 40 Organizaciones Territoriales Macabeas renacidas en la Europa que arrasó con sus comunidades judías, y con sobrevivientes y descendientes de sobrevivientes macabeos en todo el mundo, nuestro trabajo educativo como Movimiento demanda la memoria entre los miembros del pueblo judío por doquier y entre las naciones de la Tierra – muy especialmente de la Shoá, en una era en la que islamofascistas, fascistas y antisemitas varios se embarcan en la locura histórica de negar su existencia, su infinita crueldad, su horrendo e incomparable crimen…
En esta hora de dolor y de memoria de todo lo inconmensurablemente perdido, quiera Dios que sepamos ser dignos continuadores del mensaje de vida y de acción que los asesinados y los sobrevivientes nos legaron, multiplicando la vida judía por doquier a través de nuestra decidida acción en todas las comunidades judías del mundo y en nuestro magnífico Centro, el Estado de Israel.
Quiera Dios que sepamos recordar a las comunidades judías arrasadas de cuajo bajo la garra de los asesinos, evocando lo extraordinario de sus vidas, de su producción y de su creación.
¡Dios proteja al Estado de Israel!
Que las memorias de los 6.000.000 de asesinados
sean siempre benditas, recordadas,
honradas y perpetuadas por nuestras obras de bien.
¡JAZAK VE’EMATZ!
RABINO CARLOS A. TAPIERO
Vice-Director General & Director de Educación
Unión Mundial Macabi
________________________________________
[1]El website de Yad Vashem en castellano es http://www.yadvashem.org/yv/es/index.asp
[2] http://www.yadvashem.org/yv/en/holocaust/about/index.asp

Speak Your Mind