Miércoles, 26 de abril de 2017

Nicole Kaufman, Yehuda de Oro 2016

15442126_603874549808672_4626486602458386821_n

“Es el máximo premio al que puede aspirar un deportista de Macabi”

Como todos los años, el último sábado se entrego en San Miguel, el Yehuda de Oro Individual. Esta vez la ganadora fue la jugadora de nuestra Primera División de Hockey y entrenadora de inferiores, Nicky Kaufman. En esta nota responde todo y repasa su historia en la institución, en una nueva edición de #LeyendasMacabeas

“Sentía emoción, me sorprendió. Especialmente me llegaron las palabras que leyeron cuando me entregaron el Yehuda de plata de Hockey”, comienza abriéndose de par en par y recordando con mucho sentimiento el momento en el que recibió las distinciones. Después aseguró que Macabi es su casa, donde vivió toda su vida y alrededor del cual gira su presente, “No me imagino mi vida sin estar acá, me veo en el futuro como socia y con mi familia en Macabi”.

Al momento de analizar el 2016 que se termina lo definió como un año de cambios, de transición, con nuevos entrenadores y un equipo en formación cree que se asentaron las bases para un mejor 2017. Vale aclarar que este año la primera del hockey macabeo finalizó cuarto en un torneo sumamente competitivo como la E3 de la liga metropolitana en la cual solamente el primero de la tabla lograba el ascenso. Sin dudas el objetivo claro para Nicky serán las Macabeadas Mundiales de Julio en las que espera tener un lugar en el equipo dirigido por Romi Gotloib.

Su paso por la institución comenzó hace más de 22 años cuando en la panza de su mama ya paseaba por la sede y el campo de deportes. “Un momento clave fue en 3° grado que tuve que elegir entre gimnasia y hockey, por suerte me ilumine y me quede con el palo y la bocha”, luego de pasar por todas las infantiles y el Curso de Lideres, llego el turno de pasar a mayores y de estar del otro lado, como ayudante y entrenadora de muchos grupos de chicas a lo largo de los años, donde demostró una gran capacidad y despertó el cariño de todas las jugadoras.

Sin dudas formo parte de una de las mejores camadas de jugadoras de la historia, con títulos en 7ma, 6ta y 5ta, logrando el ascenso hace pocos años y siendo parte de campeonatos panamericanos representando a Argentina. “El de 5° me da piel de gallina, la semifinal dando vuelta un 3-1 y la final ganar 9 a 0 con tripletes de Juli Gluch, de Caro Gluch y mío, un cierre soñado de la etapa de inferiores antes de pasar a mayores.” Otra anécdota que recuerda es un viaje de fin de año a Gesell, toda la primera, “fue un viaje muy divertido de mucha unión, creo que el equipo es lo que sostiene todo y ese viaje fue clave para fortalecerlo”.

Dentro de Macabi la pertenencia es factor común, dice, y cuenta que ella es feliz jugando al Hockey en Macabi, con mis amigas y no en otro lugar. “Veo una camiseta de Macabi y pienso: “siente lo mismo que yo”, continua Nicky mientras afirma que los valores macabeos, que desde chiquita le enseñaron son, querer, cuidar y valorar lo que es propio, no darse nunca por vencido, tener compañerismo y aprender a confiar en el otro, “todos deberían tener la posibilidad de formar parte de un deporte en equipo”, aconseja.

“El premio es mitad Nicole deportista y mitad Nicole persona”, expresó antes de agradecer a todas las nenas y a las madres que no la dejan caminar tranquila por el club, según sus palabras, “Me hace feliz, es una devolución y la motivación para nunca dejar de trabajar en Macabi.” También le dedico el premio a su familia y amigos, especialmente a Ivana y Natalí, sus primas y ganadoras del Yehuda de Oro, quienes la guiaron por el camino del hockey. “Una carrera así solo se logra acompañado”, cierra Nicky con gran convicción. Luego de recibir el Yehuda de Oro por una vida de dedicación y esfuerzo a nuestra institución, con compromiso, alegría y mucho talento, Nicky Kaufman llegó y se gano un lugar entre las #LeyendasMacabeas.

Por Nicolás Winter

Speak Your Mind