Miércoles, 19 de diciembre de 2018

LA FIESTA DE LOS MACABEOS – JANUCA SAMEAJ

47352496_1025472340982222_974120173533396992_n

Corría el año 168 a.c. Los macabeos, un pequeño grupo de judíos de aquel entonces, lograron vencer, contra todos los pronósticos, al ejército del rey griego, liberaron Jerusalem y purificaron el Templo, Beit Hamikdash.
La festividad de Jánuca, que comenzaremos a celebrar a partir de la noche del próximo domingo 2 de diciembre, y que se extiende por 8 días, debe su nombre al hecho que durante ocho días se encienden velas en reconocimiento al milagro que ocurrió al querer reinaugurar el Templo de Jerusalem, el cual había sido profanado.

Al encender cada una de las velas de Januca, no solo estamos recordando la epopeya de los macabeos, sino que fundamentalmente nos involucramos con los mensajes que esta hermosa festividad nos entrega:
- Nunca darnos por vencidos antes de comenzar nuestra lucha e intentar siempre;
- Tenemos que recordar que nuestra obligación es encender una luz (ante tanta oscuridad existente a nuestro alrededor)
- No solo tenemos que “iluminar el mundo” sino que además somos obligados a incrementar un poco más de luz a cada día;
- Finalmente, no alcanza con que encendamos una luz, ni siquiera es suficiente que vayamos día a día agregando un poco más de luz, sino que fundamentalmente somos obligados a que este milagro sea difundido y así, compartir nuestro mensaje y nuestra luz con los demás.

Asimismo la palabra Januca, se forma con la raíz J. N. J, con la cual podemos formar en hebreo la palabra “Jinuj” (educación). Tal vez porque el mensaje principal que nos legaron nuestros sabios es que solo seremos capaces de iluminar el mundo y nuestras vidas por medio de la transmisión del mensaje a las futuras generaciones.

Que las luces de Januca iluminen nuestro camino y nos insten a que juntos, continuemos trabajando para construir un mundo más sensible y solidario.

Speak Your Mind